Carlos Vives reinventó el folclore.

Desde los nuevos fans a aquellos que crecimos escuchando sus canciones cargadas de pueblo, historia y poesía, creo que coincidimos en  que Pocos artistas han hecho tanto por el vallenato y la música colombiana como Carlos Vives. Reinventó el folclore, experimento con nuevos sonidos y le funciono; tanto que ciudadanos en todo el mundo vibraron con su música, con nuestro folclor.

El sexto álbum de Carlos Vives La tierra del olvido  vio la luz en julio de 1995, pocos artistas en Colombia habían logrado combinar con tanto éxito los ritmos tradicionales del país con los nuevos sonidos del rock y del pop. Los sencillos clásicos de la provincia  ya se habían escuchado acordeones y gaitas con guitarras eléctricas, pianos y baterías, fue la primera vez que un disco completo, con composiciones nuevas, estaba dedicado a ese sonido.

Se escuchó en América Latina, Europa y Estados Unidos, y le dio al samario el rol de estrella de la música colombiana que aún tiene. Pero lo más importante: llevó sonidos tradicionales (como el de la gaita, que para muchos se estaba perdiendo) a la radio comercial y volvió a enamorar a las nuevas generaciones del vallenato, la cumbia y la música del caribe colombiano

Sin embargo siguen los interrogantes ¿Carlos Vives es exponente del género? El debate se dio por última vez a finales del año pasado, cuando los organizadores del Festival de la Leyenda Vallenata anunciaron que el samario va a ser el artista homenajeado en la próxima edición del festival, un honor reservado para los más grandes.

Para algunos es una blasfemia. Dicen que Vives no es una figura legendaria Como Alfredo Gutiérrez o Jorge Oñate, que nunca han recibido ese mismo homenaje, que su nueva música suena más a pop o a reguetón e incluso que dañó el vallenato. Para otros, en cambio, es un justo reconocimiento para quien modernizó el ritmo y lo llevó por todo el mundo, y para quien canta junto al acordeonero Egidio Cuadrado, rey Vallenato en 1985.

“Carlos Alberto Vives Restrepo, con su accionar artístico, le ha dado la vuelta al mundo llevando los cantos vallenatos y resaltando los valores culturales, el folclor, las raíces indígenas, mitos y leyendas que les han dado mayor identidad a las expresiones provincianas”.

 

“Carlos Vives empezó con la personificación de Escalona, uno de los grandes compositores vallenatos de la historia –cuenta Tomás Darío Gutiérrez, miembro fundador de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata–. Pero luego hizo un trabajo discográfico, llamado ‘Clásicos de la provincia’, en donde retomó algunos de los clásicos del vallenato. Eso le dio la vuelta al mundo y es indiscutible que le dio un gran impulso al género”.

La declaración más reciente sobre el tema la dio en una entrevista con Univisión: “Cuando yo grabé ‘La Gota Fría’ me dijeron ‘Eso no es folclor’, y yo les decía ‘Tienes toda la razón, no lo es’. Y es que muchos pensaron que yo quería coger un puesto de juglar o de un rey vallenato, pero yo no puedo hacer esto, porque no es mi naturaleza. Yo nunca quise ser Leandro Díaz; tendría que volver a nacer para que Dios me diera ese talento (…) pero me gustaría que ellos tuvieran claro que yo llevo más de 20 años trabajando para la cultura vallenata”.

Y tiene razón. Hoy, gracias a Vives, muchos consideran que el vallenato y la cumbia son, como él dice, el rockdel pueblo. El rock de Colombia.