El sueño de Ariel Ardit y de la Orquesta Filarmónica de Medellín

El sueño de Ariel Ardit y de la Orquesta Filarmónica de Medellín de rendir homenaje al Zorzal Criollo llega cada día más lejos: recibieron el Premio Carlos Gardel por su disco Gardel Sinfónico, realizado en 2016, con la dirección musical del maestro Gonzalo Ospina.

El galardón, anunciado en la noche del martes en Buenos Aires, Argentina, llegó en la categoría Mejor Cantante Masculino de Tango. El disco Gardel Sinfónico, grabado en vivo en Medellín y mezclado en Buenos Aires, compitió con los trabajos nominados Misterios de Buenos Aires, de Piro y su Orquesta, y Secretos conocidos, de Aquiles Roggero, que se conocieron desde hace un mes.

En la velada de premiación, cuenta El Clarín de la capital argentina, Ariel Ardit dedicó su trofeo al Zorzal Criollo. Y esto tiene sentido, porque, según ha revelado siempre el artista, fue la voz de Gardel, sus tangos, los que lo sedujeron desde muy niño para que se convirtiera, más que en un cantante, en un cantante de tangos.

Entre los ganadores de otras categorías del Premio Carlos Gardel se mencionan: Mejor Álbum del año: “11”, de Abel Pintos; Mejor Álbum de Tango Alternativo: “Anda”, de Daniel Melingo; Mejor Álbum Grupo de Rock: “Barro y fauna”, de Eruca Sativa; Mejor Álbum Artista Femenina de Rock: “Sexo con modelos”, Marilina Bertoldi.