España levanta su trinchera en la nueva guerra tecnológica.

Se aprobó el estándar de las primeras versiones de las redes 5G que, además de mejorar las velocidades de conexión, se convertirá en una tecnología indispensable por su baja latencia o retardo en la llamada era del «Internet de las Cosas». Todo ello provocará el comienzo de una nueva era dorada de los tele operadores. Desde finales del pasado año, el sector de las telecomunicaciones ha acelerado el paso hacia las redes de quinta generación que deberán ser comercializadas a partir de 2020.

De momento, varios operadores disponen de las especifaciones finales para su implantación y despliegue. Y por ahora va viento en popa. La firma de tecnología Huawei y la filial española del teleoperador Vodafone han completado conjuntamente una de las primeras llamadas 5G en el mundo. Se realizó desde Castelldefels (Barcelona) a Madrid utilizando las especificaciones del estándar comercial NSA (Non Stand Alone), aprobado por el conjunto de teleoperadores 3GPP el pasado mes de diciembre y la banda de espectro de 3,7 GHz. Estas especificaciones se incorporarán al futuro despliegue comercial de la nueva tecnología 5G. Es decir, ha reaprovechado las capacidades de la infraestructura actual 4G para mostrar la fuerza de las próximas conexiones.

«La realización de esta primera conexión de 5G en España refleja el liderazgo de Vodafone y de España en tecnologías móviles. El despliegue de redes móviles es un factor de gran relevancia para la competitividad y la transformación digital del país», apunta António Coimbra, director general de Vodafone España. Por su parte, Yang Chaobin, presidente de la Línea de Productos 5G de Huawei, ha destacado que el test realizado «muestra la madurez del desarrollo de 5G sobre el estándar aprobado».

Huawei y la filial española del teleoperador Vodafone pueban una de las primeras comunicaciones sobre la nueva generación de telefonía móvil, la cual se ha producido entre Castelldefels y Madrid, aunque no se trata de las primeras del mundo.